La reconstrucción

La directiva tendrá un duro trabajo para rearmar el plantel de cara a un semestre donde se jugará la permanencia.

La semana pasada los dirigentes de Belgrano, el cuerpo técnico de Diego Osella y los integrantes de la secretaría técnica se reunieron con el fin de diagnosticar el presente del Pirata y comenzar a delinear las estrategias para llevar adelante la tarea de reforzar el equipo de cara a la recta final de la Superliga en 2019.

El duro golpe infringido por Tigre, que el lunes le ganó 2-1 en el último minuto lo que derivó en el malestar de hinchas que reaccionaron con insultos a la directiva y al presidente Jorge Franceschi, sólo fue otro mal trago de un semestre impensado en el ámbito celeste a mediados de año, pero que no tiene influencia real en lo que ya todos sabían puertas adentro: esta es la realidad del equipo.

Jugadores sin personalidad, mal físicamente y hasta despreocupados del juego han marcado estas primeras 15 fechas que hoy muestran a la “B” en zona de descenso. Ya desde ayer, algunos de los responsables de llevar adelante las conversaciones se trabajan en las respuestas de aquellos futbolistas con los que se venían sosteniendo charlas y que estaban al aguardo del cierre del torneo para dar su contestación a la propuesta hecha.

La idea es traer un mínimo de cinco jugadores que serían dos marcadores centrales, un lateral, un volante externo por derecha y un punta de área. Pero no todo termina allí, sino que se hablará con al menos media docena de los actuales integrantes del plantel con la idea de que comiencen a buscar otras alternativas para seguir sus carreras, pues no serán tenidos en cuenta en Alberdi. Claro está que quienes toman las principales determinaciones deportivas son el presidente Franceschi, el director deportivo, Juan Carlos Olave, y el director ejecutivo, Armando Pérez.

Lo concreto es que la idea es estar anunciando a la brevedad las contrataciones deseadas, comenzar con el plantel completo el 2 de enero a la vuelta a las prácticas y tratar de corregir todos los errores cometidos en la conformación del grupo en el arranque del torneo.

“Si seguimos así nos vamos al descenso”, fueron las palabras del técnico Diego Osella al final del juego de antenoche. El entrenador sabe que la cuesta es más empinada de lo que pensó cuando llegó, porque la falta de respuesta de los jugadores es alarmante, la carencia de compromiso es preocupante y muchas veces desde las entrañas del club se les entregan datos que no aportan, sino que contradicen la realidad que se ve en cancha.

“Nadie va dar un portazo. Todos vamos a hacer lo que hay que hacer para salir adelante”, sostienen desde el corazón de la conducción, dejando en claro que ni dirigentes ni los empleados ni el DT lo harán, pues todos saben que las correcciones tienen que ser profundas, aunque se lucha contra la adversidad del presente futbolístico y la realidad de un mercado de pases con pocas opciones. En 2019. Por la Superliga (16ª fecha), la “B” reanudará su participación contra Unión en Alberdi.

Unos días en Villa Esquiú y después a Salsipuedes. El plantel fue licenciado hasta el miércoles 2 de enero. Ese día volverá a las prácticas en turno tarde en el predio Armando Pérez. Jueves 3, viernes 4 y sábado 5, trabajará allí en doble turno; del lunes 7 al sábado 12 y del 14 al 19 practicará en Salsipuedes.

Escrito por Mundo D


Comentarios: