"Necesitamos cambiar para tener chances"

El entrenador Diego Osella aseguró que la llegada de tantos refuerzos es la única manera de encarar la recta final en procura de la permanencia.

De a poco, los refuerzos van llegando y el entrenador Diego Osella se prepara para el rearmado de Belgrano de cara a las 10 fechas que le quedan a la Superliga y en la que se jugará la permanencia en Primera División. El entrenador sabe que no es sencillo rearmar un grupo y un equipo en este mercado de pases, pero lo ve como la única opción para tratar de zafar de la incómoda situación en la que está.

“No es un mercado de pases sencillo, pero están viniendo los jugadores que pedimos y eso es importante”, aseguró Osella, quien personalmente se encargó de hablar con varios de los jugadores que ya están en el plantel o que en las próximas horas estarán arribando. Más allá que por la cantidad de refuerzos que se están sumando pareciera un armado de plantel y en realidad es un rearmado a 10 fechas del final, el esfuerzo es vital para sostenerse en la elite del fútbol argentino.

“Fueron semanas de hablar mucho con los chicos que me conocen como Herrera o Meli, y con otros que no me conocen, pero que se habló para que sepan cual es el momento y el interés que se tiene, como se hizo con Cuero, todo se hace para que se tome a Belgrano como opción y cuando se logró eso, se arranca la negociación”, agregó el entrenador.

Manso y tranquilo

“Estoy tranquilo, estamos bien y dentro de los parámetros. Entiendo que para el lunes ya debemos cerrar equipo o estar en un 90 por ciento y dejar espacio para un futbolista más”, aseguró Osella, quien espera que el fin de semana sea bien movidito y que se concrete además de la llegada de Patiño (dispuesta para el lunes), la de Leandro Díaz y de Christian Almeida.

El entrenador quiere un volante por derecha, porque para él Meli “es un jugador interno en el medio, que puede hacerlo de doble ‘5’”, dejando en claro cómo se lo imagina al ex Boca en el Pirata.

Osella sabe que los tiempos del Pirata son cortos y que desde el partido con Unión, el domingo 27 de este mes a las 17.10 y hasta el juego con Godoy Cruz en el cierre de la Superliga, serán 10 finales para lograr la permanencia. Por eso sostiene: “Vamos a jugar con dos puntas definidos. Es decir que será un 4-4-2 o un 4-3-1-2, pero no saldrá de allí lo que se planteará. No tenemos tiempo para ver, tenemos que arriesgar de arranque”.

Prácticamente es un equipo nuevo lo que Belgrano pondrá en cancha desde el juego con el Tatengue, porque podría llegar a colocar al menos siete refuerzos en el 11 de arranque. “Es lo que buscamos, se fue gente y vendrá otra. Vamos armar un plantel de 24 jugadores que pueda jugar cualquiera”, sostuvo el entrenador, quien conformará prácticamente una defensa nueva y seguramente un ataque absolutamente renovado.

Cambio de mentalidad

Los jugadores vienen sosteniendo que es necesario un “cambio de chip” y que el reinicio del torneo, más la llegada de los refuerzos, deben aportarle a Belgrano una nueva personalidad para afrontar los encuentros que le restan jugar y que marcarán su futuro deportivo en la Superliga. Para el DT “no es casualidad” lo que le sucedió en cuatro de los cinco partidos que inició ganando en la primera parte del torneo, cuando después de estar en ventaja no pudo quedarse con el triunfo (Banfield, Independiente, Atlético Tucumán y Tigre).

“Dentro del análisis que hicimos con el cuerpo técnico y seguramente los futbolistas también lo han hecho, hay muchos puntos por corregir para que esto no nos vuelva a suceder”, agregó el DT. El haber pedido siete u ocho jugadores, deja en claro que lo que encontró el técnico a su llegada a Belgrano, en cuanto a plantel, no fue lo que imaginó y que realmente estuvo en un nivel por debajo de lo esperado. Por esta razón es que Osella deja en claro como observa el presente: “Pasa que necesitamos cambiar para tener chances. Lo siento así y lo veo así. Todos entendemos la situación, por eso hay jugadores que se han ido y jugadores que van a venir. Se van a ir entre seis o siete, y vendrán esa cantidad”.

“Encontré una situación muy complicada, pero no por falta de jerarquía, sino por el momento. Ahora tenemos que torcer esto y es lo que esperamos suceda con esta inyección de chicos que vienen, más una buena pretemporada y un cambio de cabeza y mentalidad, seguramente podremos salir de esto. Necesitamos cambiar, porque cada golpe que el equipo sufrió lo sintió mucho en los partidos anteriores”, dijo Osella. “Quisimos cambiar y fue realmente muy complicado hacerlo por lo que te dije, cada cosa que nos pasó fue un golpe durísimo para todos”, añadió.

La palabra permanencia y pelear por ella es todo un tema para los futbolistas que vienen y por eso el entrenador sostiene: “Saber la situación es clave, por eso cuando hablé con algunos muchachos eso quedó bien claro. Le dije a Marcelo (Herrera) que viniera y me contestó: ‘No hace falta Diego que me lo digas, lo hicimos en Olimpo y lo vamos hacer ahora’. Con Marcelo Meli fue lo mismo, por eso con cada jugador que hemos hablado, ellos han mostrado predisposición a venir, como ha sido el caso de Mauricio Cuero. Todos han tenido ofertas, pero nos tomaron como opción a nosotros y eso es bueno. Y se ha hecho un gran esfuerzo por parte de todos para que se concrete”.

Así está el presente Pirata, con muchas caras nuevas y varias por llegar. El objetivo permanencia está en marcha y se apuntala en un equipo casi nuevo. 

 

Escrito por Mundo D


Comentarios: