Es el equipo de Julio

Constantin, nuevo DT celeste, no juega al misterio. Coherencia y practicidad, con un sistema de juego clásico, fueron las notas distintivas de su trabajo.

Cuando el plantel superior de Belgrano retome los entrenamientos, hoy a las 16.30 en Villa Esquiú, lo hará a las órdenes de Julio Constantin, quien fue designado como entrenador luego de la salida de Alfredo Berti. Otra vez, el exarquero llega para apagar un incendio, ya que fue quien se hizo cargo interinamente tras el descenso y la salida de Diego Osella, en abril pasado. Lo acompañarán Federico Bessone y Pablo Semeniuk como ayudantes de campo, Franco Bianchi como PF, y Edgardo Galfione como entrenador de arqueros.

¿Cómo juegan los equipos de Constantin? ¿Qué pueden esperar de él los hinchas de Belgrano? Por lo pronto, una buena palabra para englobarlo es “sensatez”. Alguna vez, en una entrevista que concedió al periódico El Milenio ,el unquillense supo definirse: “Tengo una forma de pensar, en el fútbol nada es definitivo. Escucho frases como ‘yo me muero con la mía’; y yo no me muero con la mía, trato de adaptarme a los jugadores que tengo”. En esa tarea de buscar lo que más le convenga a Belgrano, de Constantin puede esperarse que cada jugador juegue de lo que sabe, con un sistema clásico 4-4-2, que le parece “el más lógico”; aunque lo puede modificar durante el juego de acuerdo a las necesidades. “A mí me gusta (el 4-4-2), siempre y cuando los de afuera se conviertan en delanteros cuando atacás, y uno de los dos mediocampistas centrales llegue a posición ofensiva”, señaló.

Cabe recordar que, en su paso anterior por el primer equipo, dirigió tres partidos: por Copa de la Superliga, su Belgrano derrotó 3-2 a Lanús en Alberdi y luego cayó 0-2 en el sur bonaerense; y por Copa Argentina goleó 3-0 a Deportivo Riestra. En esos compromisos repitió el esquema, aunque con varios intérpretes diferentes a los que tiene ahora. En los partidos ante el Granate, eligió a César Rigamonti; Tomás Guidara, Juan Patiño, Joaquín Novillo y Christian Almeida; Mauricio Cuero, Marcelo Meli, Federico Lértora y Cristian Techera; Leonardo Sequeira y Gonzalo Lencina. Y contra Riestra, puso en cancha a Rigamonti; Guidara, Franco Pardo, Novillo y Juan Quiroga; Juan Brunetta, Meli, Lértora y Techera; Sequeira y Anthony Uribe.

Ventajas y desventajas

Constantin tomará un plantel que no formó y que, en su conformación, ofrece sectores con pocas opciones. Por eso, más allá de su coherencia en el armado, no le será fácil encontrar el equilibrio que el equipo no tuvo en la era Berti. Sólo Hernán Bernardello, que puede retornar al equipo tras cumplir una fecha de suspensión, puede ser el volante central de contención, pero con un rol más posicional y de menos marca que el de Lértora. Una alternativa es el juvenil Santiago Longo. Por lo demás, el resto de los volantes son “mixtos” o de generación de juego.

Eso sí: con el nuevo DT es más posible que los hinchas puedan ver en cancha a dos delanteros netos. “Los dos de arriba pueden ser de área ambos, o jugar con uno por dentro y otro por fuera”, declaró aquella vez Constantín; con lo cual no hay objeciones para que Lencina y Vegetti jueguen juntos.

Una ventaja sustancial es que Constantín y su cuerpo técnico conocen mejor que nadie a los juveniles por su exitoso paso por las divisiones formativas y la reserva y además el DT trabajó con parte de este plantel esta temporada antes que llegara Berti. El fixture parece hacerle un guiño, ya que los próximos dos compromisos del Pirata serán en su casa, donde hace mucho que no pierde: el sábado, será local de Ferro, a las 18.40, por la fecha 9. Y, por la fecha 10, volverá a ser local, ante Alvarado de Mar del Plata.

Por un capricho del destino, si sigue en el cargo, la primera salida del Belgrano de Constantin será a Río Cuarto para enfrentar por la 11ª fecha a Estudiantes, el rival ante el que escribió la página más recordada de su historia como futbolista, cuando sólo tenía 19 años. En septiembre de 1981, la “B” se impuso 4-0 en Alberdi por una de las semifinales del torneo provincial, remontando un 1-5 que había sufrido en el sur. Y, en la definición por penales, Constantin se consagraría al atajar cinco ejecuciones, en un hito que marcó su carrera y su identificación con Belgrano.

Un 4-4-2. En los tres partidos que dirigió al primer equipo pirata, Constantin utilizó ese esquema. Quiere llegada por las bandas y también de uno de los internos.

Con dos puntas. A diferencia de Berti, el nuevo DT cree que “los dos de arriba pueden ser de área ambos, o jugar con uno por adentro y otro por afuera”.

Escrito por Mundo D


Comentarios: