La verdad que delatan los números de Belgrano

Al Pirata le cuesta demasiado ganar en Alberdi. Lleva seis empates en serie y recibió goles antes de los 15 minutos en varios partidos.

Está claro que la estadística, por sí sola, no hace el diagnóstico. Sin embargo, mucho coopera a la hora de analizar lo que le pasa a un equipo. El de Belgrano parece ser otro caso de diván. Hace apenas unos días, cuando derrotó 1-0 a San Martín en San Juan, cortó una racha de 20 partidos, en 22 meses, sin victorias como visitante. Y, ahora, lleva 159 días sin festejar un triunfo en casa. La conclusión, por obvia que parezca, es que al Pirata le cuesta horrores cerrar los 90 minutos con un triunfo, algo que sólo pudo lograr en tres de las 17 fechas disputadas en el certamen de la Primera Nacional.

El último festejo ante su público fue el 12 de septiembre del año pasado, cuando derrotó 3-1 a Temperley por la quinta fecha del presente certamen. Después le siguieron seis empates en serie ante Independiente Rivadavia (2-2), Ferro (2-2), Nueva Chicago (1-1), Alvarado (2-2), Mitre (1-1) y Agropecuario (1-1). Con 10, es el equipo con más empates en todo el torneo.

Claro que hay una contracara, si se quisiera ver el vaso medio lleno: Belgrano acumula 14 partidos sin derrotas como local (nueve en el actual torneo de la Primera Nacional, cinco de la pasada Superliga 2018-2019), pero con la particularidad de que sólo consiguió cuatro victorias (Patronato, Godoy Cruz, Barracas Central y Temperley) y los otros 10 fueron empates.

En Córdoba, y en partidos oficiales, la “B” no pierde desde el 10 de diciembre de 2018, por la 15ª fecha de la Superliga, cuando Tigre lo dio vuelta y le ganó 2-1 un duelo clave por evitar el descenso (aunque, en definitiva, los dos terminaron perdiendo la categoría), cuando al local lo dirigía Diego Osella.

El próximo sábado, a las 17, los celestes visitarán a Barracas Central por la 18ª fecha. Y su próximo compromiso en Alberdi será, por la fecha 19ª, ante Deportivo Morón. Si ante el Gallito no se queda con los tres puntos, Belgrano habrá cumplido una ronda completa sin triunfos en casa.

 

¿Por qué le cuesta?

Ahondar en los motivos puede ser escabroso. La presión que ejercen los 30 mil que están en las gradas cada partido (algo que no ocurre con ninguno de los otros equipos de la contienda) “puede absorberse favorablemente o convertirse en una carga insoportable”, suelen explicar desde la psicología aplicada al deporte. En todo caso, las repercusiones son más a nivel personal que colectivo.

Pero la estadística ofrece otro dato que no debería pasar por alto: en seis de los nueve partidos que disputó como local en este campeonato, Belgrano arrancó perdiendo; y en cinco de ellos le marcaron un gol antes de los 15 minutos de juego.

En la primera fecha, Facundo Monteseirín, de San Martín de San Juan, puso el 1-0 para la visita a los dos minutos de juego. Ese mismo lapso había transcurrido cuando Gonzalo Klusener, de Independiente Rivadavia, adelantó a su equipo en el Villagra, por la séptima fecha. Por la novena, Cristian Bordacahar puso en ventaja a Ferro, a los 9 minutos. Y, por la 13ª, Fernando Ponce, de Alvarado, anotó para el triunfo parcial de los marplatenses a los dos minutos. La historia se repitió este sábado, cuando Martín Comachi puso el 1-0 para Agropecuario a los 12 minutos de juego.¿Casualidad?

Aunque es cierto que Belgrano logró empatar todos esos partidos, el impacto de tener que remontar casi desde el mismo comienzo del juego es una carga intolerable cuando ocurre con una frecuencia tan llamativa. Sobre todo porque, en el repaso de las acciones que terminaron en goles tempraneros en el arco propio, hay un cúmulo de “errores no forzados” en la faz defensiva, que tienen un efecto desmoralizador para el equipo y para los hinchas.
En eso también deberá trabajar el entrenador Ricardo Caruso Lombardi para volver a sumar de a tres en Córdoba, algo que el Pirata necesita como el aire para meterse en la pelea.



Comentarios: