Franceschi se baja de la reelección, pero no se aleja de Belgrano

El actual presidente del club de Alberdi anunció que no se presentará en los comicios con el oficialismo y que podría continuar en las áreas de cultura. Pero la vida política llegó a su fin.

Por Federico Jelic

Jorge Franceschi por fin casi de manera oficial dio a conocer su futuro. Y el de su gestión, que a pesar de no tener fecha aprobada para las elecciones ni tampoco de la Asamblea reprobada casi un año atrás. Lo concreto es su decisión de no seguir abocado a la vida política de Belgrano, por lo que una vez concluido el tercer año de su mandato, abandonará la investidura de presidente para dedicarse a otras actividades, aunque tampoco descarta que esas acciones puedan figurar vinculadas al club. Pero lo claro es que independientemente de momento deportivo, del final de la película en la Primera Nacional, con el equipo entonado con un entusiasta despertar en el 2020, no habrá slogan político de “Franceschi 2020” por las calles del barrio.

Sin tapujos, tampoco dando a conocer el misterio, el actual mandatario “Pirata” que llegó al poder en Belgrano en los comicios del 2017 como continuidad del proceso de Armando Pérez, pronunció la intención de mayor dedicación a sus actividades dentro de la docencia y en los ámbitos privados. Según su manifiesto, es el fin de su vida política en Alberdi, que empezó con un contundente triunfo electoral y culmina con un descenso a la segunda categoría y con signos de recuperación, pero en lo deportivo, más allá de la notable cantidad de ventas de futbolistas y de los números ordenados, el balance no es positivo. Y el hincha con su descontento, lo hace notar. Su imagen se fue desgastando aunque él mismo no parece tener vocación de permanecer en un cargo que adquiere responsabilidades ilimitadas.

Igual, destacó su expectación del momento actual, de salir a declarar una vez que termine el certamen actual sabiendo que si la pelota sigue entrando al arco, su reputación terminará menos deshilachada. Pero en ánimos personales pareciera que no hay retorno de su decisión de no seguir más ligado a la vida política de Belgrano.

La docencia y el ámbito privado

“Me voy a dedicar más tiempo a la docencia, recién vengo de tomar exámenes. Estaré también en la actividad privada. Veo con buenos ojos mi salida, las instituciones necesitan renovarse, es bueno airearse, con buenas y malas decisiones, dejamos todo para el bien de Belgrano”, declaró Franceschi en el Mario Kempes, luego de la firma de un convenio con la Agencia Córdoba Deportes, el Ministerio de Justicia y de Derechos Humanos de la Provincia con los principales clubes de AFA de Córdoba.

“La verdad ser dirigente y presidente de Belgrano fue una experiencia magnífica”-agregó- “Le tengo que dar el tiempo que se merece a mis otras actividades. No le digo que no a nada, pero no voy a estar en la política de Belgrano por un tiempo. No le bajo la persiana, voy a apoyar desde otro costado al club, con las comisiones de cultura y el museo. No estaré más con el fútbol”.
A la hora de la autocrítica, evitó hacer balances con la campaña en marcha, a pesar de que lleva ya tres años en el club: “Al balance lo haremos después de que termine el campeonato, todavía sigue en marcha y hay expectativas, ilusiones. El análisis será después. Lo que cabe destacar es que bien o mal, hicimos todo para dar lo mejor por Belgrano. Acertamos, nos equivocamos, pero creo que todos saben cómo fue esta realidad de Belgrano en los últimos años. Lo que prometo es que hasta el último día, último minuto y último segundo, daremos todo por este club con el compromiso de siempre”, soslayó.

¿Y Armando Pérez?

Claro está que Franceschi fue puesto a dedo en el sillón principal de Belgrano por bendición de Armando Pérez una vez confirmado que el líder contemporáneo de Alberdi no podía acceder a su reelección, según el estatuto del club. La “Torta” aceptó la responsabilidad, por momentos tuvo contacto fluido con el hombre fuerte de los cosméticos y luego hubo algunas distancias no ideológicas pero sí de gestión. Pero igual, estamos hablando de un vínculo casi de padre e hijo.

De todas maneras, Pérez en este último tiempo se distanció del fracaso deportivo quizás como estrategia en pos de apuntar a su regreso a la presidencia. ¿Cortocircuito? Entre viejos conocidos, parece mentira. Pero algo pudo existir.

“Pérez está alejado, no estoy para nada enojado. Ni por el descenso ni nada. Lo que tenga que hablar, lo hablaré con él. Le tengo respeto, en Belgrano el crecimiento deportivo e institucional es innegable, hay un antes y un después de la participación de Pérez. Y es cierto que en Belgrano Pérez no está teniendo participación en la toma de decisiones en los últimos tiempos (NdR tiene el cargo Secretario Ejecutivo de Belgrano). Estoy agradecido, nos enseñó a todos muchas, no pasa nada, este es un análisis suyo. Y si le tengo que decir algo, se lo diré en persona, si algo no me gusta, lo hablaré con él”, cerró diciendo Franceschi, quien en menos de dos meses dejará la banda presidencial de Belgrano. De todas maneras, nadie del oficialismo expresó deseos de continuar el proceso, ni lo vicepresidentes, ni el sector residual de “Amás Belgrano”. Los plazos se acortan, la experiencia del “perizmo” sin Pérez no fue provechosa del todo (deportivamente hablando), y con esos antecedentes, la dirigencia actual no parece convencida de apuntar a permanecer más tiempo en la administración del club. Al menos, Franceschi fue sincero consigo mismo, dando pie a la retirada, pero cumpliendo los mandatos vigentes.

Escrito por Diario Alfil


Comentarios: