Balanza estabilizada

José Micciulli, el “profe” del plantel celeste, explicó que todos los futbolistas están en su peso óptimo.

“Innovar, siempre”. Ese parece ser el lema de José Micciulli, el preparador físico de Belgrano. Se enfrenta, como todos, a una situación nueva: la necesidad de adaptar los planes de trabajo al encierro forzoso de sus jugadores. Por eso intenta que la rutina no conspire contra la motivación. “Vamos alternando hasta los horarios. Esta semana, trabajamos lunes, miércoles y viernes a las 18 y martes y jueves a las 9. La próxima invertimos el plan. Y así sucesivamente”, le explicó ayer a Mundo D.

–¿Debe ser un poco psicólogo, además de PF, en este tiempo?

–Uno tiene que estar ahí para ver cómo los jugadores van respondiendo al encierro. A algunos les cuesta más. Para los que están solos es complejo. Pero afortunadamente somos varios en el cuerpo técnico y nos repartimos para no descuidar a nadie.

–En líneas generales, ¿cómo está el plantel a 57 días de su último compromiso oficial?

–Estamos muy contentos por la responsabilidad y el compromiso de todos. Como se sabe, hacemos un seguimiento y todos los lunes vamos registrando el pesaje que cada uno hace en su casa a través de un video. Te puedo decir que hoy cada jugador pesa lo mismo que antes del partido contra Platense (se jugó el 15 de marzo).

–En su momento, Ricardo Caruso Lombardi advirtió que no todos habían logrado mantener su peso...

–Lo que pasó los primeros días es que esto de estar encerrados afectó a cada uno de manera diferente; pero después, con el trabajo, se fueron equiparando. La clave es estar siempre a la expectativa de jugar. Cada uno sabe que tiene que estar listo para cuando nos digan: “muchachos, hay que arrancar”.

–¿Cómo se hace para suplir el poco espacio del que disponen los futbolistas para trabajar en velocidad, por ejemplo?

–Tuvimos que adaptar los planes al espacio que dispone cada uno. Los que disponen de más espacio no han perdido tanto para hacer velocidad y recorridos más largos. Pero, en general, lo que hacemos son rutinas de manutención, que apuntan a conservar el peso y a no perder los volúmenes de fuerza. Lo otro se tendrá que recuperar cuando volvamos a trabajar en el predio.

–Por la estructura que tiene Belgrano, ¿corre con ventaja respecto al resto de los equipos de la divisional?

–Belgrano tiene una infraestructura y una estructura de recursos humanos que es de Primera División. Eventualmente le toca estar en la B por una desgracia deportiva, pero su estructura se mantuvo. Si uno lo aprovecha, es una ventaja. Además, tiene un plantel muy competitivo. En los papeles tenemos una ventaja, pero es una divisional muy difícil. Todos se preparan bien.

Escrito por Mundo D


Comentarios: