Sequeira: Belgrano me hizo más profesional

El delantero está en Santiago del Estero. Desde su tierra natal, espera la orden para regresar a Córdoba y empezar a entrenar con todo el grupo.


La versión que indica que en los primeros días de agosto puede darse el regreso a los entrenamientos hace que el mundo del fútbol se ilusione con un más cercano retorno a la actividad.

En el caso de Belgrano, jugó su último encuentro el 15 de marzo pasado ante Platense en el Gigante de Alberdi vacío y desde entonces sufrió el parate. Los futbolistas, en la mayoría de los casos, regresaron a sus ciudades natales y ahora esperan la orden para volver a Córdoba y ponerse a trabajar en el predio Armando Pérez junto al cuerpo técnico.

Leonardo Sequeira (25), el delantero oriundo de Santiago del Estero, tras pasar los primeros meses de cuarentena en Córdoba, se encuentra ahora en la provincia norteña en la casa de su madre. "Aquí todo está bien. Por suerte, la vida es casi normal. Se han abierto bares, restaurantes y hasta gimnasios”, contó el punta y agregó: "Regresar a Santiago siempre te hace bien. Soy muy familiero y, al igual que a mi señora, nos gusta estar aquí".

"Por suerte, me encuentro a pleno. Me estoy entrenando muy bien y ahora puedo ir a un gimnasio. Algunos días, hasta le meto un doble turno. La verdad es que hago los planes que me pasan, pero imagino que no va ser sencilla la vuelta. Seguramente, el ‘profe’ (José Micciulli) tendrá que hacer un trabajo progresivo cuando regresemos, porque los chicos que viven en Buenos Aires no han podido hacer lo mismo que los otros”, continuó.

Sequeira se encuentra junto a su familia en su tierra natal, porque está en la casa de su madre con sus hermanos y sus otros seres queridos. "Esto se hizo muy largo. Al principio, nos quedamos en Córdoba porque pensamos que no iba ser así y estábamos solos. Pero se puso pesado, por eso decidimos volver a Santiago. Y fue una decisión muy buena, realmente nos hizo bien a todos (Fernanda, su esposa; y Salvador, su hijo de 2 años), porque cuando entrenaba, ella y el nene se quedaban en casa solitos. Por eso me parece que cuando se pueda regresar a Córdoba para volver a los entrenamientos, me vuelvo solo, al menos en un principio", reveló.

 

Los jugadores trabajan con su físico, pero la cabeza juega un papel preponderante para el deportista en tiempos en que el trabajo sobre el cuerpo no se puede hacer como se acostumbra. "Los primeros dos meses de cuarentena estuve entrenando a full. Hacía todo lo que me daba el profe, lo único que no podía hacer era correr porque no tenía espacio. Me pasó algo raro cuando empezaron a extender la cuarentena y los casos se multiplicaban, porque fue allí cuando decidimos regresar a Santiago. Al llegar aquí me sentí como desganado, así que entrené una semana y se me hizo extensa, pesada. Tanto fue que decidí parar tres o cuatro días. Después arranqué, pero llegaba el fin de semana y me costaba muchísimo. Por suerte, estos últimos días volví a tomar ritmo y estoy trabajando normalmente”, dijo.


"La verdad es que por momentos se me hizo muy difícil. Toda la vida estuve jugando a la pelota y nunca me había pasado que tuviera que parar tanto tiempo. A lo sumo un mes cuando te vas de vacaciones, y en la segunda semana ya estás corriendo. Creo que desde los seis años estoy jugando en clubes y nunca paré (se ríe). Mirá si llevo años entrenando sin parar que en 2012 debuté en la primera de Vélez de San Ramón, en la liga de Santiago. Después me fui a jugar el Regional C con Clodomira, del interior de Santiago, y volví a la liga a Agua y Energía. En 2014 pasé a Central Córdoba y en 2015 recién firmé mi primer contrato. Jugué un año en el Argentino A y un año en la B Nacional. De aquí salté a Belgrano en 2018”, agregó el jugador que cuenta su carrera como futbolista desde su debut en la liga de su provincia.

"La verdad es que por momentos se me hizo muy difícil. Toda la vida estuve jugando a la pelota y nunca me había pasado que tuviera que parar tanto tiempo, a lo sumo un mes cuando te vas de vacaciones y en la segunda semana ya estás corriendo. Creo que desde los seis años estoy jugando en clubes y nunca paré (se ríe)".

Cuando estaba en el Ferroviario, el delantero del Pirata buscó apoyo profesional y lo detalló: "Tenía un psicólogo que me daba una mano. Fue mucho mejor cuando estaba aquí, porque eran charlas presenciales y cuando lo necesitaba. Ahora, desde que me fui a Córdoba, me está ayudando, pero no es sistemático, sino que se da en forma más espaciada y con una llamada o una videollamada. Pero es un puntal y una ayuda especial que hay que tener”.

“Todos estamos esperando que se dé la vuelta pronto. Charlo bastante con los muchachos cuando puedo. Todos los que están con sus familias deben disfrutar mucho estos momentos, porque cuando volvamos me imagino que no vamos a tener muchos días libres y que no habrá vacaciones en el verano... es difícil que se vuelva a parar. Si se para, serán los días de las fiestas, y en enero ya vamos a estar de regreso”, aseguró Sequeira.

“Belgrano me ayudó muchísimo y me hizo más profesional. Me encanta la comida de mi mamá, pero me cuido muchísimo. Aprendí a comer y qué comer. Mi señora me ayuda muchísimo con eso. Tenemos un gran control sobre esas cosas, porque es clave”, siguió el atacante.

Por último, el ex Central Córdoba contó qué espera: "Ojalá antes de la vuelta a los entrenamientos se den las fechas de cuándo se vuelve a jugar y cómo será el campeonato que vamos afrontar. Porque tenemos ganas de contar con la chance de pelear el ascenso”.

Escrito por Mundo D


Comentarios: